RINOLOGIA

OBSTRUCCIÓN NASAL

LOS PÓLIPOS

SINUSITIS AGUDA

SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO

RINODEBITOMANOMETRÍA

RINOFIBROLARINGOSCOPÍA

 

OBSTRUCCION NASAL.


También conocida como insuficiencia respiratoria nasal.

 Es un trastorno nasal que se debe a una excesiva inflamación de los vasos sanguíneos, que irrigan las membranas mucosas que recubren el interior de las fosas nasales, dificultando el flujo normal de aire.

En contra de la creencia de muchas personas, la obstrucción nasal no es debida a un exceso de acumulación de moco, sino que normalmente está causada por una infección de tipo vírica y, suele desaparecer por sí sola en el plazo de una semana. En estos casos el paciente la padece en determinadas épocas del año y, sobre todo dependiendo de las condiciones ambientales, del ambiente laboral, etc.

En otras ocasiones y sobre todo en edad adulta, la obstrucción nasal se debe a problemas estructurales oseocartilaginosos o alteraciones en la propia fisiología de la mucosa nasal; aunque es importante mencionar que en un número determinado de pacientes pueden presentar patología tumoral, en cuya situación es preciso un rápido diagnóstico.

CAUSAS

En general las causas que provocan la obstrucción nasal son muy diversas, aunque es usual que ésta aparezca como un síntoma de:

  • Resfriado común o gripe.
  • Procesos alérgicos, como la Fiebre del heno.
  • Hipertrofia de vegetaciones adenoideas e Hipertrofia amígdalar, sobre todo en niños.
  • Infección de los senos paranasales: Sinusitis aguda o crónica.
  • Rinitis vasomotora.
  • Empleo excesivo de algunos aerosoles o gotas nasales, que pueden producir un efecto  rebote.
  • Excesiva Hipertrofia de cornetes nasales inferiores, debido a procesos alérgicos, ambiente  irritante, tabaco, etc.
  • Desviación del tabique nasal.
  • Presencia de Pólipos nasales.
  • Tumores nasales benignos o malignos. La histopatología de estas lesiones es muy variada y su agresividad también es muy variable, dependiendo del tipo de tumor. Normalmente cursan con obstrucción nasal unilateral (también puede ser bilateral) progresiva acompañada de episodios de epistaxis leve, rinorrea mucopurulenta, sensación de pesadez en la cabeza y posibles asimetrías faciales.
  • Tumores nasofarínfeos. Es un tipo de tumores que cursan frecuentemente con obstrucción nasal; aunque el síntoma inicial suele ser una hipoacusia unilateral, debido a una otitis media seromucosa secundaria a la obstrucción tubárica que producen.


SÍNTOMAS

El síntoma principal es la dificultad para una respiración “normal” a través de las vías respiratorias altas, que a su vez va a ser la responsable de otros síntomas más o menos importantes, dependiendo del grado de obstrucción que tenga el paciente.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Cierta insuficiencia respiratoria nasal, que obliga al paciente a tener que respirar por la boca.
  • Tos irritativa, sobre todo cuando el paciente lleva largos periodos de tiempo   respirando por la boca, durante la noche.
  • Secreción nasal, que puede ser clara y acuosa en el caso de gripe o resfriado, o bien, tendrá un  aspecto amarillo-verdoso y espeso, cuando estamos ante una infección de senos paranasales.
  • Pérdida del olfato.
  • Mal aliento.
  • Dolor al tragar durante las primeras horas de la mañana.
  • Mayor tendencia a la Faringitis.
  • Malestar y dolor de cabeza, dolor facial, etc.
  • Alteración del sueño.
  • Agotamiento físico y cansancio durante el día, debido a una falta de descanso.
  • Importante somnolencia diurna.
  • Irritabilidad y cambios de humor.

En algunos casos y normalmente en adultos, la obstrucción nasal cuando es muy severa puede afectar a la audición, al desarrollo del habla, y lo que es más importante puede interferir en el sueño, causando Ronquidos y Apnea obstructiva del sueño. En estos casos es fundamental dar una solución definitiva al motivo que ha causado dicho taponamiento.

TRATAMIENTO

El tratamiento se establecerá en función de cual sea la causa que provoca dicho trastorno.
 
a. Cuidados y medidas preventivas

Existen ciertos cuidados muy sencillos que pueden ayudar a aliviar la obstrucción:

  • Utilizar aerosoles nasales que contengan soluciones salinas muy suaves.
  • Humidificar el ambiente, mediante humidificadores.
  • Beber muchos líquidos: agua, te, infusiones, caldos calientes, etc.
  • Mantener la cabeza erguida, ya que al acostarse los síntomas empeoran.

b. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico   va destinado sobre todo a aliviar los síntomas, consiguiendo de manera temporal que la respiración sea mejor, aunque dicho tratamiento no va a tratar la causa subyacente del problema.

Los fármacos pueden ser: antihistamínicos, descongestionantes nasales , etc.

c. Tratamiento quirúrgico

La cirugía va destinada a eliminar la causa responsable de la obstrucción nasal, de manera que dependiendo de cual sea dicha causa, estará indicada un tipo u otro de intervención quirúrgica.

Así pues, si el motivo de la Obstrucción nasal es debido:

  • Hipertrofia de los cornetes inferiores. Se solucionará mediante el Procedimiento por Radiofrecuencia de Cornetes Inferiores.
  • Desviación del tabique nasal. Se solucionará mediante la cirugía Septoplatia.
  • Poliposis nasal. Se solucionará mediante la cirugía de Polipeptomía y/o Etmoidectomía.
  • Sinusitis crónica. Se solucionará mediante la Cirugía Endoscópica de Senos  Paranasales.

Tratamiento con radioterapia

Cuando se diagnostica un tumor nasal, el tratamiento normalmente es quirúrgico, llevando a cbo una resección completa del mismo; aunque dependiendo del tipo de tumor será necesario la aplicación de radioterapia.
Para los tumores nasofaríngeos, el tratamiento se realiza principalmente mediante radioterapia.

LOS PÓLIPOS


Definición
:
Son unas pequeñas masas de tejido blando en forma de saco, que se localizan en el interior de las fosas nasales y cerca de los senos etmoidales, como consecuencia de un fenómeno inflamatorio de la “membrana mucosa” que tapiza tanto el interior de la nariz como dichos senos paranasales.



La nariz está formada por dos conductos anteroposteriores estrechos, que son las fosas nasales, y que comunican con unos espacios abiertos que son los Senos Paranasales.

En las paredes laterales de la nariz y a ambos lados se encuentran los 3 cornetes nasales: superior, medio e inferior. Por debajo del cornete medio está el meato medio, en donde drena el ductus del seno frontal, el del seno etmoidal y el ostium del seno maxilar.
En condiciones normales los senos están llenos de aire, pero en algunas ocasiones como por ejemplo durante procesos alérgicos, la mucosa que recubre el interior de la nariz y de los senos paranasales crece, llenándose de un líquido claro y espeso, que termina formando lo que se conoce como pólipo nasal.

El pólipo nasal suele finalmente desarrollarse hacia el interior de la nariz, pudiendo llegar a ocupar la totalidad de la cavidad nasal cuando son demasiado grandes.

CAUSAS

Actualmente no se conocen con exactitud los motivos que provocan la formación de pólipos, aunque hay una serie de enfermedades que aumentan la susceptibilidad del paciente a padecer con mayor frecuencia poliposis nasal, como son:

  • Rinitis alérgica, como puede ser la fiebre del heno, etc.
  • Procesos asmáticos.
  • Sinusitis crónica.
  • Fibrosis quística.

SÍNTOMAS

Los síntomas más frecuentes son:

  • Obstrucción nasal crónica de uno o de ambos orificios nasales. Es el síntoma fundamental de la

presencia de pólipos nasales.
La voz suena como si el individuo estuviese congestionado.

  • Importante secreción nasal.
  • Pérdida del sentido del olfato.

Cuando los pólipos son muy grandes impiden una respiración nasal normal, provocando una Obstrucción nasal crónica, forzando al individuo a tener que respirar por la boca.

Como consecuencia de esta obstrucción nasal y con el paso del tiempo, se puede desencadenar en el paciente Ronquido y Apnea Obstructiva del Sueño.

TRATAMIENTO

a. Tratamiento no quirúrgico - Tratamiento farmacológico

Si el tamaño de los pólipos es muy pequeño pueden tratarse con medicamentos, como pueden ser: Corticoides tópicos o sistémicos, Antibióticos, Antihistamínicos, etc., que pueden llegar a producir una disminución del tamaño de los mismos, e incluso hacerlos desaparecer del todo.

b. Tratamiento quirúrgico

En la mayoría de los casos de pólipos nasales el tratamiento suele ser mixto, inicialmente con medicamentos que ayuden a reducir su tamaño y, posteriormente realizando la intervención quirúrgica.

SINUSITIS AGUDA.


Definición: Es una inflamación e infección aguda de los senos paranasales que se encuentran detrás de la frente, las mejillas y los ojos, siendo la causa más frecuente una infección viral, bacteriana o micótica.

Los Senos Paranasales son espacios abiertos conectados a unas pequeñas aberturas en el área nasal (meatos), que en condiciones normales están llenos de aire y recubiertos de una membrana mucosa.

Son cuatro pares (senos maxilares, celdillas etmoidales, senos esfenoidales y senos frontales), localizados alrededor de la frente, las mejillas y los ojos, que permanecen abiertos para  facilitar que el aire entre y salga y, que el moco y las secreciones nasales drenen desde éstos hacia la nariz.

Cuando debido a una infección viral, bacteriana o bien por procesos alérgicos, se produce demasiada cantidad de moco, pudiendo provocar la inflamación de los senos paranasales, de manera que sus pequeños orificios se bloquean y no permiten un correcto drenaje hacia la nariz (hacia sus meatos correspondientes), favoreciendo el desarrollo de bacterias u otros microorganismos que se almacenaran en el interior de los senos de la cara.

CAUSAS

La causa más frecuente son las infecciones de las vías respiratorias, aunque existen una serie de patologías que predisponen al paciente a padecer ésta enfermedad, como son:

  • Frecuentes infecciones de las vías respiratorias altas, como pueden ser los resfriados comunes.
    Normalmente se presentan después de un resfriado que no mejora ,o después de uno que empeora al cabo de 5 a 7 días de manifestar los síntomas, siendo el motivo responsable de la mayoría de los procesos agudos de sinusitis.
  • Enfermos asmáticos.
  • Pacientes que padecen fibrosis quística.
  • Pacientes enfermos de VIH, sometidos a tratamientos de quimioterapia, etc.y, que por lo tanto tienen el sistema inmunitario debilitado.
  • Pacientes que padecen una constante obstrucción de las vías respiratorias, debido a que presentan hipertrofia de cornetes inferiores, desviación del tabique nasal, poliposis nasal, etc.

Existen otras causas que también pueden contribuir a la aparición de sinusitis aguda, como son:

  • Abuso de fármacos descongestionantes nasales, ya que su uso prolongado puede provocar un empeoramiento del problema.
  • Nadar o bucear con frecuencia.
  • Debido a una infección dental.
  • Cambios de altitud: escalar, volar, etc.
  • Contaminación ambiental, humo del tabaco, etc .
  • Embarazo, etc.

SÍNTOMAS

La sinusitis aguda es mucho más común que la crónica, donde los síntomas son más intensos y duran aproximadamente entre 2 y 8 semanas.

Entre los más habituales encontramos:

  • Congestión nasal.
  • Secreción nasal, que se puede presentar más o menos espesa y purulenta.
  • Frecuentes e intensas cefaleas, sobre todo alrededor de los ojos y en los dientes. Se describe normalmente como un dolor de presión.
  • Algias faciales.
  • Irritación de garganta y goteo postnasal permanente.
  • Tos que normalmente empeora por la noche.
  • Fiebre.
  • Alteración o pérdida del sentido del olfato.
  • Alteraciones en la visión y/o en la audición.
  • Mal aliento.
  • Fatiga y cansancio físico.
  • Dolor a nivel de los dientes superiores.

TRATAMIENTO

a. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

Los objetivos del tratamiento son por un lado curar la infección y, por otro aliviar los síntomas, ya que la sinusitis aguda casi siempre tiene curación.

El tratamiento farmacológico de elección dependerá del microorganismo que causa la infección, pudiendo prescribir: Descongestionantes orales, Aerosoles nasales con corticosteroides en el caso de alergias y, Antibióticos siempre que la infección haya sido causada por bacterias, etc.

b. Tratamiento quirúrgico

En pacientes donde las infecciones agudas de los senos paranasales son recurrentes a pesar del tratamiento farmacológico y, se recomienda una cirugía para limpiar y drenarlos senos paranasales, que se denomina Cirugía Endoscópica Nasosinusal.

SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO .



Trastorno que se caracteriza por episodios de suspensión de la respiración (apnea o hipoapnea), que pueden llegar a tener una duración de entre 9 y 90 seg (en caso de apnea severa o grave), secundarios a la obstrucción parcial o completa de las vías aéreas superiores (VAS) y, que pueden suceder varias veces mientras la persona está durmiendo.


En condiciones normales y en aquellas personas que respiran por la boca, los músculos de la parte superior de la garganta están tensos por lo que sujetan el paladar blando y la úvula, dejando un espacio suficiente para permitir el paso normal del aire hacia los pulmones. Durante el sueño estos músculos se relajan un poco, pero el espacio orofaríngeo aún permanece lo suficientemente abierto como para que el aire siga entrando. El problema aparece realmente en aquellos pacientes que tienen, por diversos motivos, este espacio más estrecho de lo normal, de manera que durante el sueño se produce una mayor relajación de dichos músculos ,haciendo que el espacio orofaríngeo se cierre casi totalmente y, por lo tanto, el aire no puede llegar a los pulmones provocando la suspensión de la respiración.

La Apnea Obstructiva del Sueño normalmente sigue una secuencia determinada, que comienza con ronquidos fuertes poco después de dormirse, los cuales continúan a un ritmo regular durante un tiempo y generalmente se vuelven más intensos, hasta que son interrumpidos por un largo período de silencio durante el cual no hay respiración, período que se conoce como “Apnea”.
Posteriormente dicha apnea es interrumpida por un fuerte resoplido y jadeo y, el ronquido vuelve a retomar su ritmo regular. Estas apneas se repiten frecuentemente a lo largo de la noche, durante las cuales el paciente pasa de una etapa de sueño profundo a otra etapa de sueño más ligero, dando como resultado un sueño fragmentado que resulta muy poco reparador. Como consecuencia de ello se produce la típica “somnolencia diurna”, como uno de los síntomas más importantes y característicos del SAOS. Además, durante las “apneas” disminuye el nivel de oxígeno disuelto en sangre y, si esto se mantiene durante largos períodos de tiempo (hipoxia), puede provocar muchos de los síntomas que aparecen en el paciente durante el día, con lesiones tanto a nivel cardíaco, como pulmonar y neurológico.

De manera más sencilla y para que se entienda, podemos establecer una clasificación de las apneas en función de su gravedad, teniendo en cuenta que si no se pone remedio tempranamente a este trastorno, se evolucionará irremediablemente hasta la situación más grave:

  • Apnea obstructiva del sueño leve
  • Apnea obstructiva del sueño moderada
  • Apnea obstructiva del sueño severa o grave, con interrupciones de la respiración de entre 9-90 seg.

CAUSAS

Tal y como hemos descrito para el ronquido, existe una predisposición de algunos pacientes a padecer este trastorno, en función de:

  • Características anatómicas propias del paciente:
    • Pobre tono de los músculos de la faringe.
    • Vías respiratorias superiores estrechas.
    • Gran tamaño de base de lengua.
    • Tejido del paladar duro muy grueso.
    • Tamaño y posición del maxilar inferior: retrognatia o micrognatia.
  • Paladar blando muy largo y relajado.
  • Úvula o campañilla larga.
  • Hipertrofia de cornetes inferiores.
  • Hipertrofia amigdalar.
  • Hipertrofia de las vegetaciones, sobre todo en niños.
  • Desviación del tabique nasal y/ o de la nariz.
  • Obesidad. La cantidad de tejido adiposo, tanto en el hombre como en la mujer, no tiene una gran influencia en la producción de SAOS, mientras que es mucho más importante determinar la distribución específica de dicho tejido adiposo.
    Sobre todo en el caso de hombres de edad media y con sobre-peso presentan un tamaño de cuello muy grueso, que hace que las estructuras de las vías respiratorias estén más comprimidas, dejando menos espacio para la circulación normal del aire. Se debe medir la masa de grasa en el cuello y en la cintura, observándose cuadros severos de SAOS cuando el perímetro del cuello es superior a 50 cm y el de la cintura a 112 cm.

    Existe un número de personas, aproximadamente el 40%, que pueden padecer SAOS a pesar de no presentar sobrepeso, aunque en aquellos pacientes que presentan  obesidad mórbida (IMC > 35 Kg/m2) y que padecen SAOS severo, se ha observado una importante mejoría cuando se trata dicha obesidad.
  • Consumo de tabaco y alcohol, sobre todo por la noche, ya que al ser relajantes musculares aumentan el riesgo de padecer SAOS.
  • Cenar copiosamente y acostarse antes de que haya transcurrido un mínimo de dos horas.
  • Consumo de fármacos sedantes e hipnóticos para dormir.

SÍNTOMAS

Los síntomas más frecuentes del SAOS son:

  • Ronquido fuerte, que se debe interpretar como sonido de alerta de una posible Apnea.
  • Cansancio físico, sobre todo al despertar por la mañana.
  • Somnolencia anormal e injustificada durante el día.
  • Frecuentes dolores de cabeza matutinos, pesadez de cabeza, etc.
  • Limitación de la capacidad de atención.
  • Cierta pérdida de la capacidad de memoria.
  • Irritabilidad y cambio de personalidad (agresividad).
  • Impotencia sexual.

En ciertos pacientes pueden aparecer otros síntomas más graves, como son:

  • Hipertensión arterial, que puede provocar insuficiencia cardiaca del lado derecho.
  • Miocarditis.
  • Hypoxemia.
  • Importante hinchazón de las piernas, cuando es realmente grave.
  • Realizar ciertas acciones de manera automatizada y sin ser demasiado consciente de ello, con el riesgo que esto puede entrañar.
  • Ictus.
  • Convulsiones.
  • Comportamiento hiperactivo y falta de concentración, sobre todo en niños.

Es importante resaltar que muchos pacientes que padecen SAOS, no guardan recuerdo alguno de los episodios de apnea que han experimentando durante la noche, mientras que son sus familiares o cónyuges los que realmente son conscientes de la existencia de este trastorno.

Al final, el paciente lo único que padece son algunos de los síntomas que se derivan de dicho trastorno, que a menudo y por falta de información, se asocian a otras patologías diferentes.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

Es fundamental que su médico Otorrinolaringólogo realice una adecuada evaluación pre-quirúrgica, que puede incluir:

  • Cuidadoso estudio del historial clínico del paciente o Anamnesis, incluyendo una entrevista personal con una serie de preguntas sobre la somnolencia diurna, la calidad del sueño, los hábitos de sueño y la existencia de otros síntomas relacionados, como: cansancio físico, falta de concentración, hipertensión arterial, etc.
    También se debe hacer referencia a cierto sobre-peso (si lo hay), vida sedentaria, consumo de tabaco, alcohol, etc., e incluso hablar con su familia.
  • Rinofibroscopia. Exploración física de la vía aérea superior, mediante un rinofibroscopio, de la nariz, la orofaringe y la laringe, para poder detectar ciertas anomalías anatómicas que puedan predisponer al paciente a padecer este trastorno.
  • Maniobra de Mueller. Durante la rinofibroscopia se le pide al paciente que realice un esfuerzo inspiratorio con la boca y nariz ocluidas, lo que puede ayudarnos a determinar el colapso del paladar blando y de la base de la lengua.

Se debe complementar dicho estudio con otras pruebas de diagnóstico, como son:

  • Electrocardiograma para detectar posibles alteraciones cardíacas, arritmias, etc., que pueden suceder durante el sueño.
  • Ecocardiograma para evaluar la función cardiaca.
  • Gasometría arterial para determinar el bajo nivel de oxígeno en sangre.
  • Estudios del sueño o POLISOMNOGRAFÍA, como prueba más importante:

    Definición: Prueba que estudia los ciclos y las etapas del sueño, mediante registros continuos de las ondas cerebrales, de la actividad eléctrica de los músculos corporales, de los músculos oculares, de la frecuencia respiratoria, de la presión sanguínea, de la saturación del oxígeno en la sangre, del ritmo cardíaco y por observación directa de la persona mientras duerme.


Entre ellas nos encontramos con: TC, RMN craneal, Scanner de senos y cavum y, como prueba más importante el análisis cefalométrico o CEFALOMETRÍA.

Definición:
Prueba que permite una interpretación bidimensional estática de la vía aérea superior (VAS), que proporciona información de la estructura anatómica esquelética, del espacio aéreo posterior, de la posición del músculo hioides y del paladar blando. El resultado de estas medidas métricas se compara con una plantilla que existe para pacientes con medidas normales.

Actualmente la cefalometría se incluye en el protocolo de rutina de evaluación del paciente con SAOS, junto a la exploración clínica, la polisomnografía y la rinofibroscopia.
Estudio facial y de la disposición maxilo-mandibular. La posición relativa de los maxilares va a condicionar a su vez la posición relativa del paladar y de la base de la lengua, influyendo en el mayor o menor espacio hipofaríngeo y, de ahí su importancia en la patogenia del SAOS.

 
TRATAMIENTO

El objetivo principal del tratamiento es mantener las vías respiratorias superiores abiertas, con el fin de permitir o reestablecer el flujo normal de aire, previniendo así los episodios de “apnea” durante el sueño.
El SAOS se puede producir por una obstrucción a nivel nasal o bien a nivel de la cavidad oral, donde además de valorar la longitud del paladar blando, el tamaño de las amígdalas y/o adenoides y, el tamaño de la lengua; también es importante evaluar la posición de los maxilares, que a su vez va a condicionar la posición relativa del paladar y de la base de la lengua.

Continuamente se están comercializando un gran número de dispositivos y de fármacos para el tratamiento del ronquido, aunque ninguno de ellos ha resultado ser útil para eliminarlo.
 
a. Tratamiento no quirúrgico

a.1. Medidas higiénico-dietéticas

  • Llevar un estilo de vida saludable, incluyendo el ejercicio físico y una dieta sana.
    • Perder peso en casos claros de obesidad o sobrepeso.
      Por ejemplo: una disminución del 10%, produce una reducción de las apneas en un 32%.
    • Hacer una cena muy ligera a base de: fruta, derivados lácteos (queso fresco, yogourt, etc.), tortilla francesa, ensalada, verduras, pescado cocido o a la plancha, etc.
    • Evitar acostarse antes de que hayan transcurrido, como mínimo, dos o tres horas desde la cena.
    • Evitar el consumo de tabaco y la ingestión de alcohol, al menos cuatro horas antes de irse a la cama.
    • Evitar, siempre que se pueda, el consumo de fármacos hipnóticos, ansiolíticos y antihistamínicos, antes de ir a la cama.

a.2. Terapia posicional

  • Dormir de medio lado, y nunca boca arriba.
  • Mantener una inclinación de la cabecera de la cama aproximadamente de 15 cm, elevando las patas, e incluso también dormir con un par de almohadas.


a.3. Bomba CPAP – Sistema de presión positiva de aire continuo

Es el tratamiento de elección para la Apnea obstructiva del sueño grave, que consiste en un equipo de ventilación con una máscara, que se coloca sobre la nariz o bien sobre la nariz y la boca durante la noche, que favorece una respiración mecánica, aumentando así la cantidad de aire inspirado por el paciente, sin incrementar el trabajo de la respiración y, evitando un colapso faríngeo.
Existen diferentes tipos de dispositivos CPAP:

  • CPAP fijas o manuales
  • CPAP automáticas

Es importante informar al paciente de que los beneficios de este dispositivo son a largo plazo y, no sirve con valorarla a corto plazo.

Un 25-50% de pacientes con Apnea no toleran este tipo de dispositivos, por lo que incumplirán el tratamiento con CPAP.

b. Tratamiento quirúrgico

Es fundamental identificar la o las regiones anatómicas responsables de la obstrucción, a la hora de seleccionar el procedimiento quirúrgico más adecuado

RINODEBITOMANOMETRIA

Estudio informatizado de la permeabilidad nasal

Qué es la rinomanometría?

La rinodebitomanometría computada es una técnica exploratoria para estudiar objetivamente el flujo de aire y la resistencia al pasaje aéreo en ambas fosas nasales. Los resultados son procesados en la computadora, obteniendose resultados cuali-cuantitativos. Estos resultados se pueden procesar, imprimir y archivar.

Qué mide la rinomanometría?                                                         

El estudio mide la resistencia que presenta un paciente al pasaje de aire por las fosas nasales. Cuando la nariz está tapada o bloqueada de un lado a ambos. Es el único estudio objetivo de la insuficiencia ventilatoria nasal.

En que circunstancias se utiliza la rinodebitomanometría?

1.-Evaluación pre quirúrgica del paciente
2 .-Patología obstructiva  nasal
¿Cuando se consideran anormales los resultados?
Alteraciones en patologías que afectan a la fosa nasal:

  • Desviaciones Septales (Tabique Desviado)
  • Hipertrofia de Cornetes
  • Cornetes bullosos
  • Rinitis
  • Poliposis
  • Tumores

RINOFIBROLARINGOSCOPIA


 Exploración física de la vía aérea superior, mediante un rinofibrolaringoscopio, de la nariz, la orofaringe y la laringe, para poder detectar ciertas anomalías anatómicas que puedan predisponer al paciente a padecer algún trastorno.